miércoles, 21 de junio de 2017

Las represalias de la masacre de Munich del 72

La razón por la que el terrorismo no debe de combatirse con terrorismo


Las Olimpiadas de Munich conocieron uno de los momentos más trágicos de los míticos juegos. Del cinco al seis de septiembre de 1972, un total de ocho terroristas del grupo conocido como "Septiembre Negro" entraron en el recinto olímpico para tomar como rehenes a once atletas israelíes. Aunque la primera víctima se produjo antes de realizar sus exigencias, los palestinos demandaban la liberación de 234 presos palestinos en cárceles israelíes y de otros dos terroristas presos en Alemania. A pesar de que Golda Meir, jefa del gobierno israelí, rechazó cualquier tipo de negociación que condujera a la liberación de presos palestinos, envió oficiales para supervisar el rescate a manos de las autoridades alemanas. Sin embargo, dicha operación fue un total fracaso que se saldó con la muerte de los rehenes, cinco de los ocho terroristas y un policía alemán. Tras el atentado, Golda Meir autorizó el bombardeo de campos de refugiados palestinos en Siria y Líbano 

Golda Meir, jefa del gobierno israelí.

El fracaso del rescate, la decisión de continuar los juegos pese al atentado y la puesta en libertad de los tres terroristas supervivientes por las autoridades alemanas tras el secuestro de un avión de Lufthansa, en el que se pedía la liberación de los terroristas, llenaron de cólera al gobierno israelí. Este, decidió combatir el terrorismo con sus mismas armas: asesinatos, bombas e incursiones en los apartamentos de todo aquel que tuviera algo que ver con el atentado.  La operación recibió el nombre en hebreo " Miftza Zaam Hael" o en otras palabras: "Operación irá de Dios". Fue llevada a cabo por la unidad "Cesarea", cuyos actos pudieron observarse en distintos países de Europa y en Beirut.  La preocupación de Golda Meir era lanzar un mensaje a los terroristas en el que toda acción contra ciudadanos israelíes o en tierras israelíes obtendría unas consecuencias devastadoras para sus autores. Incluso los familiares de los objetivos recibían flores en las que se leía: "Ni perdonamos ni olvidamos" 

La primera persona en sufrir las consecuencias fue Abdel Wael Zwaiter, traductor de la embajada de Libia en Roma y representante del OLP (Organización para la Liberación de Palestina) en Italia. El 16 de  octubre del 72, un agente del Mossad le espera en el portal de su apartamento con una pistola Beretta y lo mata tras once disparos, igual al número de atletas que murieron en Munich.  El portavoz del OLP en Francia, el doctor Mahmoud Hamshari vivía con su esposa e hija en el país galo. Un agente del Mossad realizó una entrevista bajo la tapadera de un periodista, este acabó manipulando el auricular de su teléfono para que pocos días después, tras que su esposa e hija salgan de casa, reciba una llamada de los agentes que acabarían detonando el explosivo. A pesar de sobrevivir al ataque, acabó muriendo de sus heridas en el hospital. 

Tipo de pistola con la que se produce el primer asesinato.

Los problemas aparecieron cuando las represalias comienzaron a irse de las manos tras diferentes operaciones en las que acabaron con la vida de otros objetivos. Incluso un activista palestino fue empujado bajo un autobús en Londres o se envíaron cartas bomba contra palestinos que vivian en Copenhague, Argelia o Libia. Esto, junto a las otras operaciones, despertó la ira de parte del mundo árabe  que alegaban que algunas de las  víctimas de los agentes del Mossad no habían tenido nada que ver con Munich.  

El 24 de enero del 73, Hussein Al Bashir, representante de Al Fatah, fue asesinado tras colocar debajo de su colchón explosivos  por control remoto que fueron detonados tras acostarse en la cama, sin esperar que la potencia del C4 era mayor de lo que se pensaba  y se salda con más heridos que no tenían nada que ver con el objetivo. En Beirut, soldados israelíes desembarcaron en playas libanesas para ejecutar a Muhammad Yousseff Al-Najar, líder de operaciones del grupo "Septiembre Negro", junto a otros miembros del OLP, pero la operación terminó también con la vida de la mujer de Muhammad y de cuatro civiles. No obstante, el error más sonado  fue el cometido durante la operación para acabar con la vida de Ali Hassan Salameh, personaje directamente involucrado con el atentado de Munich.

Ali Hassan Salameh, Príncipe Rojo.

El apodado "Príncipe Rojo",  fue vigilado por los agentes durante días en la ciudad noruega de Lillehammer acompañado de una mujer noruega de cabello rubio, del mismo tipo con el que solía relacionarse el objetivo. Los agentes del Mossad  incluso lo identificaron con una foto del terrorista que llevaban con ellos mismos y sus gustos parecían encajar, por lo que el 21 de julio de 1973, dos comandos emboscaron al terrorista  en plena calle y acabaron con su vida. Sin embargo, no se trataba de la persona que estaban buscando, sino de un camarero de origen marroquí llamado Ahmed Bouchiki que estaba casado con una mujer noruega. 

Este error llevó a la cancelación de la "Operación ira de Dios" y el arresto de seis agentes del Mossad a manos de las autoridades noruegas, que acabaron siendo liberados por presiones. Sin embargo, pocos años después la Operación volvería a ponerse en marcha a manos del sucesor de Golda Meir, Menahem Begin. En esta ocasión, Ali Hassan Salameh, fue ejecutado en 1979 en Beirut mientras mantenía una "relación" con una agente del Mossad. 

A pesar de las distintas operaciones llevadas a cabo con mayor o menor éxito, las masacres y los conflictos siguen a la orden del día entre Israel y Palestina en el año de hoy, 2017. Algo que nos demuestra que si bien el terrorismo es muy difícil de combatir, no debe de combatirse con la misma moneda, sino con inteligencia y planes muy bien construidos. El ojo por ojo rara vez  soluciona algo e incluso puede acabar cobrándose la vida de más inocentes que de los que salvan como en el caso que se ha redactado aquí. 


Referencias:

Imágenes obtenidas de:

jueves, 8 de junio de 2017

La razón por la que Jesucristo no era considerado el Mesías por los judíos.


Hay casi total seguridad de que la palabra Mesías podía significar cualquier cosa que quisiera relacionarse con la santidad o con Yahvé. Pero esta palabra para los judíos tenía un significado muy diferente del que nos pensábamos, significado que excluiría, y que obviamente excluyo, a Jesucristo de este título de Mesías para los judíos.  

Si queremos recordar cuál era el héroe por antonomasia para los judíos, se nos vendrá a la cabeza la figura del Rey David luchando contra Goliat. El rey guerrero que crea el primer reino judío y la primera persona a la que por su vinculación con Yahvé se le otorgó el título de Mesías.


David contra Goliat


La vida de este monarca, su historia y sus proezas son las que marcan las bases de lo que en el futuro los judíos considerarían el Mesías. Entre los principales requisitos para ostentar este título,  se encontraba el ser un guerrero que liberase al pueblo judío y lo condujese a la grandeza para convertirse así en el pueblo más poderoso del mundo. Premisa que se entiende si tenemos en cuenta que, durante siglos, los judíos se habían encontrado dominados y esclavizados por distintos pueblos. Algo que los religiosos de la época no llegaban a comprender. ¿Cómo siendo el pueblo elegido, su dios permitía que los dominaran y los oprimieran? Si recordamos bien, los judíos primero fueron dominados por los egipcios como bien relata Jeremías:

“En aquellos días y en aquel tiempo suscitaré a David un vástago justo que ejercitará el derecho y la justicia en el país.” Y después “devorará la espada” a los egipcios y “se saciará, se embriagará con la sangre de ellos.” Los filisteos “clamarán y se lamentarán todos los moradores del país”. Desde Moab “subirá un llanto interrumpido”. Amón se convertirá en “devastada colina de ruinas y sus hijas serán incendiadas”. Edom “resultará un horror”. En damasco “caerán sus jóvenes en sus plazas”. Jazor se trocará en “guarida de dragones”. Elam será “consumida por la espada”, y en cuanto a Babilonia: “Venid contra ella desde los últimos confines, abrid sus graneros; amontonad (sus piedras) como montes de grano, y exterminadla, no quede de ella resto.”

También estuvieron bajo el dominio griego, época en la cual seguían confiando en la llegada de un salvador que no solamente los liberase, sino que hiciera pasar a su pueblo de dominado a dominador, como se atestigua en el libro de Daniel:

 “Proseguí viendo en la visión nocturna, y he aquí que en las nubes del cielo venía como un hombre... Y concediósele señorío, gloria e imperio, y todos los pueblos, naciones y leguas le sirvieron... un señorío eterno (un) imperio que no es destruido.”

Estas dos etapas de dominación, condujeron a la aparición de lo que se conoce como: "Cultos cargo". Aquellos cultos que buscan el derrocamiento de algún orden político establecido y la instauración de un reino propio en el mismo. 

Lo que lleva a que durante la etapa en la que los judíos se encuentran dominados por los romanos en las tierras de Palestina, aparezca un nuevo tipo de Mesías. Si en los dos periodos anteriores nos encontramos con líderes militares que realmente luchaban contra sus opresores, en el periodo romano tenemos al Mesías militar vengativo. Su forma de actuar principalmente se basaba en guerrillas que se encontraban en constante lucha contra los ejércitos romanos y sus efectivos instalados en las tierras conquistadas. Las sublevaciones que estos líderes protagonizaban, iban más allá del deseo de venganza. En esta ocasión, además de querer reinstaurar el reino de David, se buscaba el castigo de los sacerdotes terratenientes y reyes  que eran puestos por Roma a modo de marionetas. 

Por lo que es fácil observar cómo Jesús de Nazaret no entraba dentro de este rango de Mesías para los judíos.  En su filosofía, no defendía derrocar a ningún sistema político, puesto que su reino no era de este mundo. Si a esto se le suma que, se trataba de un personaje que movía a los pobres en lugar de ejércitos y que protagoniza un movimiento totalmente antagónico a lo que en su misma época se estaba produciendo en Palestina con el mencionado Mesías militar vengativo. Es comprensible que para los judíos no se le viera como el salvador enviado por Dios, puesto que no buscaba reinstaurar su reino en la tierra.

Imagen de Jesús en la catedral de Cefalú, Sicilia.
  
Para los romanos que tuvieron que enfrentarse a estos Mesías, los denominaban bandidos, guerrilleros o zelotes. Ha quedado registrado que estos líderes guerrilleros realizaban acciones como: provocación, robos, asesinatos, terrorismo y actos de valentía que terminaban con su muerte, o lo que se conoce como mártires. 

Un contemporánero de los autores de los primeros evangelios como lo era Flavio Josefo, pasó su vida escribiendo sobre las rebeliones de los judíos y dándonos mucha información como los nombres de algunos Mesías militares:

  • Ezequías
  • Judas de Galilea (hijo de Ezequías)
  • Simón
  • Atrongeo
  • Tolomayo
  • Teudas
  • Eleazar ben Deinaios
  • Manahem (último hijo vivo de Judas de Galilea)
  • Bar Kochva 
Concretamente el último de la lista, protagonizó una rebelión contra los romanos en el 132-135 d.C., en la cual, reunió 200.000 judíos y 100.000 sirios y árabes, instaló el reino judío independiente durante tres años y Roma terminó perdiendo una legión entera en su recuperación, la Legio XXII Deiotariana. 






Referencia:

Harris, M. (2010). Vacas, cerdos, guerras y brujas (1st ed.). Madrid: Alianza.


Imágenes obtenidas de:

David contra Goliat: 

miércoles, 7 de junio de 2017

La batalla de Verdún

Información de la Batalla


A lo largo de la Primera Guerra Mundial hubo gran cantidad de batallas que pasaron a la historia por su crudeza, número de muertos y cantidad de recursos empleados en ellas. Pero si hay una batalla que todo el mundo recuerda, además de la batalla del Somme, es la batalla de Verdún. Esta batalla se desarrolló a lo largo de diez meses, se recuerda como la más larga y la segunda más sangrienta a lo largo del conflicto, cobrándose más de medio millón de vidas humanas y suponiendo una cantidad aún mayor de heridos. Se estima que el 70 % fueron a causa de la artillería lanzada a lo largo de los meses, con un total de 25 millones de proyectiles lanzados sobre las colinas de Verdún. La razón por la cual la batalla se extendió tanto en el tiempo, se debe a la posición geográfica de Verdún y a su sistema de fortificaciones que permitían la resistencia francesa ante el ataque alemán. También entra en juego el plan del jefe del estado mayor alemán, Erich Von Falkenhayn, quien no tenía una intención latente de conquistar la plaza, sino de atacar este lugar tan simbólico e importante estratégicamente para los franceses, para hacer el máximo daño posible a su ejército y debilitarlo a lo largo del tiempo. 

El primer día de la batalla se produjo el 21 de febrero de 1916. En este momento el Imperio Alemán lanzó en torno a un millón de proyectiles, haciendo caer el infierno sobre sus enemigos franceses, sin embargo, ante la sorpresa inicial, los franceses supieron reponerse de los ataques alemanes gracias a una inteligente organización de su logística con el uso de camiones. Para junio de 1916, el General Pétain se puso al mando del sector y reconquistó todo el territorio perdido frente a su enemigo. 




martes, 6 de junio de 2017

La verdadera razón de la Entrada de EEUU en la Primera Guerra Mundial.

Muchas personas creen que EEUU entró en la guerra a raíz del hundimiento del barco Lusitania. Pero lo que muchos no recuerdan, es el hecho de que el Lusitania es hundido en 1915 y EEUU entra en guerra en 1917. ¿De verdad creemos que para una potencia como EEUU hacen falta dos años para declarar una guerra? ¿No había otras razones en ello? En este vídeo paso a comentaros la verdadera razón por la que Estados Unidos decidió entrar en el conflicto en el  momento que le convenía hacerlo. 


domingo, 4 de junio de 2017

¿Por qué en la Primera Guerra Mundial ningún bando se retira?

Uno de los grandes problemas que llevó a continuar la guerra, eran la cantidad de deudas que se obtuvieron a lo largo del conflicto. Ningún país podía retirarse porque ello significaría la ruina. Por esta razón, os dejo el vídeo en el que explico de forma resumida por qué ningún país se retira y cuál era el principal objetivo económico de ganar la guerra. 


Los Antecedentes de la Primera Guerra Mundial

Después de tanto tiempo, voy a intentar revivir este blog tras haberme graduado en historia. Mi principal deseo, es mostraros algunos trabajos que he realizado a lo largo de estos años y otros nuevos que haré en este canal y en el de youtube. En esta ocasión, os dejaré un vídeo en el que relato los antecedentes de la Primera Guerra Mundial, utilizando de fondo un videojuego que en cierta medida es muy fiel a la temática como lo es battlefield 1.


Cinco momentos de la Historia Medieval de España que no tienen nada que envidiar a Juego de Tronos

Si bien es cierto que los libros de George RR Martin y la  serie de HBO se caracteriza por sus brutales intrigas palaciegas, giros de guión...